martes, 24 de febrero de 2015

¿Pero qué se oye en el tren? (24/02/15)

 
   Hora aproximada: 12 p.m
   Lugar: tren de cercanías que hace el recorrido Parla-Alcobendas-San Sebastián de los Reyes
   Día: 23 de Febrero de 2015

   Son la hora, el lugar y el día en el que yo iba en el tren, a dónde iba eso no importa (¿o sí os importa?), lo que importa es lo que estaba ocurriendo en ese tren... en ese vagón... tres asientos más allá del mío...

   Os juro que no me lo podía creer, pero era cierto. De hecho, las pocas personas que había en el vagón también se dieron cuenta. Ese día no iba hablando nadie (y mirad que es raro, porque en el tren se escuchan conversaciones de todo tipo). Algunos escuchaban música, otros leían su ebook, otros jugaban al Candy Crush, otros leían el periódico, incluso me atrevo a decir que alguien roncaba (a esas horas sí, la gente arrastra muuuuuuuuuuuuuucho sueño).

   Yo iba sentada en una mini fila de tres asientos, ni hacia delante ni de espaldas, sino de lado. Justo en la fila de al lado, había un señor escuchando algo con sus cascos (imagino que música); prácticamente nadie más a mi alrededor, excepto... tres asientos más allá (se acerca el momento cumbre.....)... había un señor mayor sentado. Este de la foto (de espaldas): 


   Un señor mayor con su smartphone en la mano. Hasta ahí bien, porque nuestros mayores tienen derecho como todo hijo de vecino a usar las nuevas tecnologías, pero hay que explicarles también que existe un invento llamado cascos que se acoplan a su smartphone y así pueden evitar que los demás se enteren de lo que escuchan o ven. ¿Queréis saber qué se escuchaba en el silencio del vagón?

¡¡¡Gemidos pornos!!!
¡¡¡Sí sí, gemidos!!!
¡¡¡Aquí el señor iba viendo y escuchando a todo volumen porno!!!
¡¡¡Oh my Thor!!!
¡¡¡Verlo para creerlo!!!

   Conclusión: nuestros mayores consumen más porno del que pensamos ¡¡¡pero la próxima con cascos, por favor!!!

   ¡¡¡Oh my Thor!!!







viernes, 6 de febrero de 2015

Hágalo usted, los otros no lo harán (06/02/15)

   
   Estimado viandante en un día de lluvia:

   Me dirijo a usted, sí sí, a usted, ese personaje que sale a la calle con su paraguas un día de lluvia y no se lo aparta un poco para que podamos circular todos en paz y armonía por las aceras de estas nuestras ciudades y de estos nuestros pueblos.

   No voy a especificar sexo ni edad, pues en ese viandante nos hallamos todos. Quiero indicarle que existen varias formas correctas de conducir un paraguas. ¿Quiere saberlas? Lea atentamente:

   1 - Si usted va por la calle y ve que de frente se aproxima otro viandante y que la acera no es muy ancha y ve que sus paraguas van a chocar sí o sí, estire su brazo para elevar el paraguas y que no se choque con el de la persona con la que se va a cruzar. Hágalo usted, la otra persona no lo hará.

   2 - Si se encuentra en la misma situación que antes, otra posibilidad que tiene es la de inclinar un poco su paraguas hacia un lado, ya sea el lado derecho o el izquierdo, como mejor le venga, para que su paraguas no choque con el de la otra persona. Hágalo usted, la otra persona no lo hará.

   3 - Si se encuentra en la situación de enfrentarse a dos viandantes que van juntos con sus paraguas abiertos y no hay mucha posibilidad de poder elevar o inclinar un poco el paraguas, le tocará estirar el brazo hacia arriba y cerrar casi por completo su paraguas (parecerá que lleva un capirote como los de Semana Santa) para poder pasar entre medias de los dos viandantes. Hágalo usted, los otros no lo harán.

   4 - Si se encuentra en la situación de enfrentarse a un tumulto de personas, improvise y utilice cualquiera de las tres técnicas anteriormente indicadas, pero tendrá que maniobrar usted, porque los demás no lo harán.



   ¿Conclusión? La gente va a lo suyo… “Apártate tú si quieres, que yo no lo voy a hacer”, “Prefiero que se rompa su paraguas en vez de el mío”, “La acera es de todos y cada uno ocupa su parte”, “Vas listo si crees que voy a apartar el paraguas para que pases tú”, “Apáñatelas como puedas”……. Pequeños pensamientos de la gente (muchas veces acompañados de miradas que te dejarían fulminado si tuviesen rayos láser), y podría seguir……….

   Un mini pequeño manual de cómo conducir un paraguas, porque los paraguas ¡también se conducen!

….. A más de un@ le quitaría yo el carnet…..


….. (“Ah, pero hay carnet?” “No, pero no estaría mal”)…..