martes, 30 de agosto de 2016

%&#$@#$&% ..... zapatillas... (30/08/16)

   
   Seguro que esto os ha pasado más de una vez (y más de dos y más de tres) pero es que esta vez ha sido la hostia (todavía me tiemblan las canillas)... 

   Hace unos días empecé el día con mal pie: me iba a casa de mi hermana (que vive muy muy lejos de mi casa), y al llegar a la renfe en Leganés Central fui a meter mi billete por los tornos para poder entrar; pues bien, se me puso un maromo cincuentón detrás (puaj.............) pegado a mi espalda y me di cuenta, me hice la tonta y me cambié de torno (más rápida que el correcaminos), observando que él también se cambiaba de torno comingo (ufffffffffffff).


   - ¿No irá a colarse conmigo? - le pregunté girándome a la velocidad del rayo
   - No - me contestó el maromo
   - No, ya le digo yo a usted que no ¡no te jode!
   - Pues entraré con otro

   Me fui más rápido a otros tornos a los que a él no le daba tiempo a llegar (jijijijijijijijijijiji) porque su complexión corporal (estaba fondón y torpón) no le daba para seguirme con agilidad. Entré corriendo y subí al andén. Cogí mi mp5, mis cascos y me puse mi música (música celta, es lo que casi siempre escucho cuando voy en el tren). Se me ocurrió levantar la vista y vi que se acercaba el maromo a mí (OH OH...).

   - ¿Cómo eres tan tonta niñata? - me dijo el subnormal
   - ¿Tonta yo? y usted qué morro le echa ¡no te jode!
   - %&#$@#$&% ..... zapatillas...



¿Ein?

   Y con las mismas, se fue.....

   Eso lo escribo codificado porque no sé muy bien qué me dijo, pero me sonó a amenaza. Me dieron escalofríos y sentí miedo. Espero no encontrármelo otro día.

   Dos chicos se acercaron a ver si todo estaba en orden y les dije que sí, que muchas gracias. Vino el tren, subí y no lo volví a ver.